Whiplash y Birdman: el ruido y la furia
Whiplash y Birdman: el ruido y la furia
William Faulkner elevó el nivel el intelecto de sus lectores, por que no le importó que todos entendiesen sus libros. El hilo conductor es tan fino y largo, atraviesa tantos tiempos y vidas que estar perdido es parte de las emociones que debe despertar. Un personaje puede hacer las veces del totem de Inception.
De Birdman la claustrofobia que embarga al actor, que representa a un actor atrapado en su pasado que no viene al caso, pues salvo 2 referencias Birdman no es nada más que un disfraz que lo persigue. Estos recovecos del teatro que
se asemejan a su intrínseca y enredada vida suben y bajan, viven y mueren, caminan y vuelan, rien y lloran, ganan y pierden en un yingyang que lleva a Birdman a casi un plano filosófico. Nos encontramos con escenas eternas en las que el hilo conductor, destreza suprema de su director González-Iñarritu, se va extendiendo en los encierros del hombre y su miedo a salir a la realidad.

Este gráfico muestra una de las coreografías de la cámara cuando persigue al actor.

mapa del piso del teatro donde se filmó BIRDMAN, película ganadora del Oscar 2015

De Whiplash me gustó los estímulos que provienen de la mezcla de emociones: tragedia, exaltación, humillación, venganza, la sinestesia que proviene de este mix de sentidos y sensaciones, que es es una condición neuropsicológica no muy común: la estimulación de un sentido puede adicionalmente obtenido por otros sentidos.

Faulkner vuelve a estar vigente en que el espectador no es estúpido, así los personajes lo sean.
Referencias bibliográficas:
Inception: http://youtu.be/66TuSJo4dZM
Ilustración Birdman por Peter Strain para The New Yorker http://www.newyorker.com/magazine/2014/10/20/high-fliers-3
Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *