Perdidos en el imperio milenial
Perdidos en el imperio milenial

Los milenials generan contenido que da reconocimiento a restaurantes y hoteles. Pero no consumen productos de alto nivel high end.

Así que los mejores restaurantes no se ranquean porque sus comensales.

Los integrantes de la generación X no registran su paso por la ciudad en internet.

Así te encuentras hoteles que no son muy buenos bien ranqueados y muchas cafeterías.

Esto es muy útil a emprendedores pero de poco beneficio para marcas posicionadas.

MILENIAL VS GENERACIÓN X 

De nuevo volvemos al tema que tanto pelean Cindy Gallop y el publicitario argentino Fernando Vega Olmos, quienes buscan llamar la atención a la falta de representación de las personas mayores en publicidad, en marketing, en internet. 

El mundo de la comunicación está obsesionado con los milenials.

Nos muestra chicos de 20 viviendo una vida que no pueden costear.

Mientras que su verdadero target, de 40 en adelante no aparece sino para representar a sus padres, torpes en tecnología, lentos en adaptación, gente que con la primera cana quedan relegados a un rol secundario en la historia que teje en tiempo real la comunicación.

Como cuando en Ecuador la publicidad presentaba a personas rubias de alto poder adquisitivo como personas normales, cuando la verdad son la minoría.

El verdadero problema es la obsesión del marketing con lo aspiracional. Eso sí el internet se ha encargado de irlo desapareciendo muy orgánicamente.

La idea es caduca: el pobre aspira ser rico, el gordo aspira ser flaco, el rico aspira, bueno, nada porque ya lo ha logrado.

Estampas obsoletas de una sociedad que a través de los medios digitales y la democratización de la información hoy puede escoger lo que quiera ser, no solo aspirarlo. 

OBSESIÓN MILENIAL

Volvamos a la experiencia parcializada de sistemas sociales que solo posicionan negocios en ciudades donde los milenials, los más activos en redes sociales, moldean otra realidad que oculta lo bueno por lo más asequible.

La culpa no es de los milenials, porque nadie predijo que los medios digitales serían el medio más usado en temas de entretenimiento urbano.

Ellos hicieron a cambio de experiencias lo que podían: documentar su paso por el mundo, minuto a minuto, viviendo el futuro en tiempo real.

Las marcas deben hacer lo mismo. Pero conocen el alcance de otros medios de comunicación y han postergado ser marcas sociales, humanas, asequibles. El predominio digital igual los ha forzado a interesarse en crear experiencias para compartir. Participativas. Que den de hablar.

El mundo de las apps de contenido generado por usuarios sigue siendo mayoritariamente joven. El mercado solo los lee a ellos y les habla. Pero no debe ignorar a los demás porque ya llegaron a a internet. El consumo de medios digitales de personas de 50 en adelante sigue incrementando. Y no se va detener.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *