Monstruos: inclusión y diversidad.

Soy papá de una niña. De una mujercita. Nació un viernes 13 del 2020. Un año tan sui generis que la puedo traer la cigueña o un jinete del Apocalipsis.

Mi trabajo en estrategia creativa es encontrar patrones o descubrir símbolos, significados, que aporten al constructo de las marcas.

Wikipedia lo define: Constructo es, en psicología, cualquier entidad hipotética de difícil definición dentro de una teoría científica. Un constructo es algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o controvertida. Son constructos la inteligencia, la personalidad y la creatividad, por ejemplo.

Volvamos a mi historia. Ahora que nuestra bebé esté en casa, seguimos con el ritual de la pijama. Una en particular me llevó a hacer un descubrimiento: los monstruos son inclusivos y diversos.

Lo descubrí al ponerle una pijama que heredó de su hermanito mayor, 4 años. Es verde con rayas tiene 2 monstruos azules. Ojos amarillos, cuernos, colmillos, sonrisa. Un monstruito amigable. Un ser imaginario que llega a una niña, como antes lo hizo para un niño.

En su “Libro de los animales imaginarios” el legendario escritor argentino Jorge Luis Borges aborda la zoología fantástica documentada por la literatura durante siglos. De la metafísica a la ficción, cada ser es parte de un imaginario que cree y casi los puede ver, pero no existen.

Los monstruos promueven la diversidad. Ser distinto no es malo visto desde un punto de vista de respeto y tolerancia. Hay monstruos masculinos, monstruos femeninos, pero también hay monstruos indefinidos. Que no pertenecen al pensamiento binario de hombre y mujer. Solo son monstruos.

En el mundo imaginario de los niños, los monstruos son seres amigables, muchas veces le temen a los seres humanos y por eso se esconden.

Al incluir a un monstruo en la narrativa de nuestras vidas estamos promoviendo la diversidad.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *