La década mediática de Correa.
La década mediática de Correa.

Rafael Correa, nuestro ex presidente, ha regresado a otro Ecuador luego de su década mediática. Esto se debe a que sus medios han cambiado. La forma en la que puede llegar a la opinión pública no funciona como hace 1 año. Su comunicación masiva se basó en una propaganda publicitaria. Su capacidad de utilización de los medios y la inversión en espacios publicitarios lo mantuvieron como la única voz durante una década. Y eso es sin contar con un ejército de simpatizantes en redes sociales. Analicemos el cambio de los medios que ha sufrido Correa, poniendo fin a una década que más que década ganada definiré como “década mediática”.

LOS ESTADOS DE LOS MEDIOS

Los medios de comunicación pueden ser:
Propios: tu propio blog, tu propio sitio web, tu app
Pagados: se compran espacios en tv, radio, sitios web de noticia, espacios promocionados en redes sociales, tendencias, etc. Casi todo tiene un valor en el mundo de las comunicaciones y de eso siempre se ha beneficiado la publicidad.
Compartidos: como las redes sociales en las que se construyen comunidades de aprecio a la marca o persona pública.
Ganados: Los que a través de la gestión pública se pueden adjudicar. Como su cuenta de twitter @mashirafael.

Considero que el ecosistema digital de Rafael Correa durante su década mediática dependía demasiado en los medios pagados, espacio que tienen una duración limitada. Va a necesitar recuperar todo el dinero malversado de la corrupción de la que se acusa a su gobierno para recuperar sus medios.

LA DÉCADA MEDIÁTICA Y LOS MEDIOS

Ahora, sí el gobierno de Correa se caracterizó por intervenir en canales y comprar amplias franjas de difusión. Ahora sin ese músculo financiero no cuenta con medios pagados. Tiene sus redes sociales como principal medio de comunicación y aún cuenta con sus medios ganados como sus comunidades. Ahora, su más fuerte aliado en Twitter por ejemplo eran los troll centers. Estos centros clandestinos hacían bien 2 cosas: hablaban maravillas de su gestión y atacaban a sus detractores. Sin financiamiento ni sus troll centers podemos medir su participación en los medios de Ecuador como mínima.

De paso en lugar de abrir un diálogo con los medios de comunicación, los calificó de prensa corrupta. Si bien desde su llegada se ha visto y oído mucho en redes sociales, su repercusión en medios como prensa y televisión es mínima. Eso significa que sus medios ganados que podrían provenir de relaciones públicas son escasos. Su gestión de ataque hacia los medios de comunicación toman su cuota. Éticamente me parece que todo medio debe cubrir la agenda que tiene un ex presidente, es su trabajo. Pero también entiendo que su silencio es lo que él busco durante su década mediática.

Para concluir, creo que vale la pena repasa el gran libro Vida Líquida de Zygmunt Bauman en el que describe nuestra actual vida como una que otorga prioridad a la tecnología como motor de nuestras vidas, se apoya lo superfluo, lo inmediato, lo utilitario, lo volátil es decir se minimizan los valores humanos. Estamos viviendo la vida líquida ecuatoriana.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *