Justicia viral en redes sociales del Ecuador
Justicia viral en redes sociales del Ecuador

La justicia viral es una nueva forma de justicia que ocurre en las redes sociales del Ecuador. Cada vez toman más fuerza en la opinión pública.

LA EX JUEZA

Cuando la ex-jueza Lorena Collantes amenazó de muerte al policía que la arrestó por escándalo público. La única defensa del policía fue filtrar el video por Whatsapp. Se hizo viral al llegar a Twitter. Sus videos se viralizaron, fueron compartido más de 150.000 veces, tuvieron más de 1’000.000 visualizaciones y apareció en 47.000 cuentas de todas las redes sociales del Ecuador, sin contar con la viralización por Whatsapp. En pocas horas la identidad de la jueza y evidencias de su errático comportamiento fueron de dominio público.

Me pregunto, ¿lo viral salvó su vida del policía? Si este agente en efecto hubiese muerto en los siguientes días, habría una sospechosa ipso facto. El Ministerio del Interior, organismo que vela por la justicia en Ecuador, en lugar de defender al amenazado de muerte, decidió arrestarlo por filtrar al público un video de un ex- miembro de la función pública, ¿no consideró que el acusado divulgó el video para protegerse de una amenaza de muerte? (como lo plantea el portal de opinión 4pelagatos.com)

DEL ENGAGEMENTE VIRAL

Este es uno de decenas de fenómenos diarios que son muestra de la justicia que se vive en redes sociales. En algún momento nos hemos topado con publicaciones en Facebook de una persona denunciando a deudores o evidencias de insectos en comida de restaurantes. El hecho es que todas estas denuncias se viralizan, se corre la noticia por todas las redes. Hay quienes están a favor, otros en contra, lo cierto es que genera una conversación y eso en redes sociales se denomina engagement, el nivel de atención captado por un tema, el compromiso con la noticia. Que la conversación se viralice, todos sepamos acerca del mismo tema se conoce como tendencia.

CAPAYALEAKS

El caso de los Cayapaleaks, una cuenta de twitter que apareció revelando entrevistas clandestinas. Muestra al acusado de corrupción dando a conocer información de todo tipo de negociaciones ilícitas. El autor es el prófugo de la justicia, ex ministro de Hidrocarburos y ex gerente de PetroEcuador, Carlos Pareja Yannuzzelli. Exiliado y abandonado por la mafia a la que representaba, decide filmar su confesión incluyendo pruebas de polígrafo que avalen sus declaraciones para probar que los actos de corrupción y sobreprecio de obras públicas llegan al actual vicepresidente del Ecuador, Jorge Glas Espinel.

Los videos aparecieron el viernes 3 de febrero a solo 2 semanas de las elecciones por presidente en Ecuador y fue visto como un acto de justicia viral entre corruptos que utilizaron las redes sociales para dar a conocer a todo el mundo su ilegal proceder con las denuncias de corrupción con Odebretch y la preventa de petróleo a China entre otros.

LINCHAMIENTO MEDIÁTICO

Parte del concepto del linchamiento mediático que desde el 2013 rige en Ecuador la Ley de Orgánica de Comunicación. En su artículo 10 especifica:

Abstenerse de realizar prácticas de linchamiento mediático, entendiendo por tales, la difusión de información concertada y reiterativa, de manera directa o por terceros, a través de los medios de comunicación destinada a desprestigiar a una persona natural o jurídica o reducir su credibilidad pública.

El incumplimiento de las normas deontológicas establecidas en este artículo podrá ser denunciado por cualquier ciudadano u organización ante la Superintendencia de la Información y Comunicación, la que, luego de comprobar la veracidad de lo denunciado, emitirá una amonestación escrita, siempre que no constituya una infracción que amerite otra sanción o medida administrativa establecida en esta Ley.

La ley de rige sobre periodistas y medios de comunicación es considerada limitante en libertad de expresión. Pero toda ley tiene su excepción. No existen regulaciones en redes sociales. Además las comunidades que se crean alrededor de un tema de un momento al otro pueden buscar la justicia como defender un tema. La ley vela por el prestigio de las personas.

Pero la ley no puede censurar a miles de personas en redes sociales, no hay normas de control para la viralización, no aplica para comunidades, tendencias. Si el tema exalta a muchas personas conectadas estas iniciarán el otro linchamiento mediático, la justicia viral, cuando no es un medio, ni un periodista sino mile de personas atacando, opinando, persiguiendo.

UN VOICENOTE VIRAL QUE LE COSTÓ EL EMPLEO

Otro caso de justicia viral fue el linchamiento mediático al periodista deportivo Carlos Gálvez, quien mandó un voicenote en el que denigraba a los jugadores del equipo ecuatoriano de fútbol Independiente del Valle al referise a ellos como “indios hediondos a ñoña de perro”, uno de los integrantes del grupo lo compartió. Se viralizó y ese audio le costó su puesto en Directtv. La declaración del sistema de televisión pagada lo hizo en Twitter, en vista de la indignación causada por la nota de voz que se viralizó.

INDIGNACIÓN COLECTIVA

En cada caso, hay un elemento clave en los medios sociales o social media: la comunidad. Si una voz no es tomada en cuenta, como grupo se convierte en un grito. En conjunto hay valor, siempre habrá alguien dispuesto a interceder por el afectado. Las plataformas como Twitter brindan mucha información de los grupos por temas de conversación, las tendencias agrupan a personas y es por eso se vuelven una herramienta tan poderosa contra los hechos que perjudican a las personas.

INTERNET LÍQUIDO Y TENDENCIAS GASEOSAS

Como lo plantea el finado filósofo post moderno Zigmunt Bauman (libro Vida Líquida). Se ha llegado a definir como medio de comunicación sólido a la prensa, revistas. Medios líquidos son los de internet como sitios web, blogs. Estos se adaptan instantáneamente al entorno. Medios gaseosos todas las conversaciones, tendencias y virales que aparecen. Estos nublan todo el panorama, son el único tema que recibe atención y de un momento al otro desaparecen. Las opiniones, los puntos de vista, las emociones digitales, son un medio gaseoso. Pierden su consistencia y tienden a desaparecer. Dejan un rastro nada más.

La viralización es efervescencia. Es un diálogo en tiempo real. Lo que busca la justicia viral como nueva forma de justicia existente únicamente en redes sociales es dejar la mayor cantidad de evidencias de que algo sucedió, que haya la suficiente cantidad testigos para que el contenido no pase desapercibido.

TROLL CENTERS

Otro fenómeno de esta década son los troll centers. Unidades clandestinas que agrupan a troles o personas dedicadas a atacar a cuentas de redes sociales. Esto sería lo que considerado injusticia viral. Imagina cientos de troles en twitter escribiendo todo un día, insultando. Lo peor es que transgreden la red social para buscar información personal. Esto afecta también a familiares o incluso el ámbito profesional. Un troll center se ha convertido en la garantía de seguridad mediática. Son equipos de tuiteros dedicados al linchamiento mediático a sueldo. Caso reconocido en Ecuador: la cuenta troll El Patriota. Irónicamente, se reveló quienes eran los encargados de manejar la cuenta, atacar a políticos y ciudadanos en Twitter. El Patriota era financiado por el Gobierno.

NUEVA JUSTICIA EN REDES SOCIALES

Internacionalmente, se tiene el caso de la fotógrafa Heather Whitten. Ella compartió en su Facebook una foto de su esposo en la ducha con su pequeño hijo, ambos desnudos. La foto fue dada de baja por la red social al incumplir las normas de la comunidad. La foto se hizo viral pero también fue denunciada por exponer a un menor de edad. Fue considerada por algunos como un ejemplo de pedofilia. La fotógrafa tuvo que presentarse ante la justicia a dar testimonio. El problema es que la viralidad es subjetiva, para quien no entiende el contexto es un niño que corre peligro. Pero la historia es que el padre bañaba al hijo para bajar su fiebre. La indignación por las partes a favor y en contra de la foto llevaron a convertirla en tendencia.

La justicia en la era digital sigue siendo ciega, sin importa cuantos miles o millones de ojos la hagan tendencia.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *