Entre millennials ecuatorianos: más de la generación Z
Entre millennials ecuatorianos: más de la generación Z

Otra característica general que se atribuye al iGen es que acostumbra a frecuentar distintas comunidades en redes sociales, tiene clara visión de que su persona se divide en hábitos, comportamientos e intereses. De esta manera mantiene distintos niveles de relaciones con personas que no conoce. Dentro de los intereses que agrupan en comunidades a la generación Z, como es el caso de Facebook (Rivera, 2011), están las comidas y bebidas de su preferencia, compras y moda, deportes y actividades al aire libre, entretenimiento, familia y relaciones, fitness y bienestar, negocios e industria, pasatiempos y actividades además de tecnología. Dentro de esta última línea de interés tecnológicos los iGen encuentran similitudes en el interés de almacenamiento en red, computadores desktop, laptop, discos duros, memoria, monitores, procesadores, servidores, software pagado o gratuito y tablets. Además que electrónica de consumo como consolas de videojuegos, cámaras, dispositivos GPS, equipos de audio, lectores de libros electrónicos, proyectores, reproductores multimedia portátiles, televisores, teléfonos celulares, videocámaras. En cuanto a los comportamientos que tienen en común la generación Z se encuentran actividades digitales como por ejemplo el dominio del correo electrónico que utiliza, jugadores de videojuegos de consola, el navegador de internet que utilicen, pequeños empresarios, personas que suben fotos a Facebook, el sistema operativo que utilice, y si son usuarios anticipados o tardíos de tecnología. La principal fuente de segmentación dentro del comportamiento de las comunidades de la iGen son los teléfonos smartphones o tablets que utilizan, se a por la fecha en la que los adquirieron, la telefónica que les brinda el servicio, la marca o el sistema operativo que tienen instalados. Hábitos como la alimentación, deportes, salud física y mental agremian a la generación Z dentro y fuera del internet permitiendo que sean parte de una sociedad.

La generación Z es la primera generación para la cual las computadoras y el internet siempre han existido. A diferencia de los millennials o generación Y quienes se iniciaron en la costumbre multipantallas (Martínez, 2012) entre el computador y el smartphones, se estima que el iGen manejará 5 pantallas en promedio al mismo tiempo. También con el desarrollo de las tecnologías y redes sociales, ahora los iGen superan la comunicación con imágenes a diferencia de sus antecesores que utilizaron los mensajes de texto superando las llamadas, facilitado por la accesibilidad a nueva tecnología cuyos costos cada vez son más económicos y asequibles a niños y jóvenes (Parada, 2015). Ejemplo está en Snapchat, una red social muy común entre niños y jóvenes adolescentes que permite compartir fotos y videos corto con duración de 24 horas entre sus contactos. La misma tecnología que los conecta los divide, tanto Snapchat como Youtube tienen una versión para niños “for Kids” que limita el contenido al que puede acceder el menor de edad para evitar su exposición a material adulto (García-Piña, 2008). Actualmente, va en aumento el contenido generado por los iGen en sus redes sociales, que es muy apreciado y compartido por los millennials por su originalidad (Torres Morales, 2014).

La hiperconexión y la multipantalla permitirá al joven de la generación Z estar presente con su comunidad todo el tiempo, pero se estima que lo análogo, lo desconectado cobrará valor (Serrano-Puche, 2012). Ya se impone en la moda de los menores del estilo vintage, motivado por la cantidad de información documentada de todas las generaciones, tendencias y modas que los precedieron además del acceso que se tiene a tiendas en línea que ofrecen en todas partes del mundo el estilo deseado. Con la eliminación de la publicidad del cigarrillo, este producto cancerígeno ha desaparecido, pero los iGen tendrán otros vicios entre los que ya se conoce el FOBO por las siglas de fear of being offline, miedo a estar desconectado, la falta de atención ocasionada por todos los dispositivos y medios de comunicación que apelan a los iGen provoca que sean malos oyentes, además de su nihilismo cada vez toman menos en cuenta lo que los otros tienen que decir y no prestan atención a quienes los rodean, sin embargo para consumos en internet siempre prefieren las recomendaciones de los usuarios en los sitios web de preferencia o blog (González-Fernández-Villavicencio, 2009).

Se puede concluir que dentro de los hábitos y comportamientos de la generación Z, las marcas y negocios encontrarán estrategias que permitan vender sus productos a través de los medios de comunicación preferidos por ellos. A través de las comunidades que desarrollan por sus preferencias se generará una conciencia colectiva por lo que los iGen tendrán una voz poderosa y equitativa, que fomentará el libre comercio y el emprendimiento mientras que se enfrenta a las corporaciones que no llenen sus expectativas sociales. Este ensayo plantea reconocer a la generación Z como un colectivo, personas muy distintas con intereses idénticos con personas de todas partes, verdaderos ciudadanos del mundo globalizado para quienes no existen fronteras ni nacionalidades, donde todo al alcance de un click puede ser conseguido, sin importar la geolocalización ni los medios de comunicación tradicional por lo que los contenidos tanto de marketing como publicitarios deberán ser entregados en múltiples formas, a través de un storytelling transmedia, que permita transportarse por distintos medios desde redes sociales a televisión o futuras nuevas plataformas. La generación Z financiará emprendimientos a través de plataformas como Kickstarter por lo que la principal fuente de inversión en nuevas empresas, marcas o negocios no serán los bancos. Al tener tan poder colectivo, se plantea también a futuro la implementación de nuevos modelos de gobierno, al estar todo el tiempo conectados e informados los iGen podrán tomar decisiones democráticas instantáneas (Eggers, 2013). Con tanta información que se posee en la actualidad, el futuro de los consumidores está en sus propias manos.

Bibliografía

  • Eggers, D. (2013). The circle. Knopf Canada.
  • García-Piña, C. A. (2008). Riesgos del uso de internet por niños y adolescentes. Estrategias de seguridad.
  • González-Fernández-Villavicencio, N. (2009). Bibliotecas y marketing en red. BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació,.
  • Martínez, M. A. (2012). Redes sociales: Conversaciones multipantalla, riesgos y oportunidades. In Tecnologías de la comunicación, jóvenes y promoción de la salud .
  • Parada, A. (2015). Social media and smartphone technology in Quito, Ecuador: Identity, access and shifting notions of progress.
  • Rivera, S. I. (2011). Segmentación de la red social facebook: una oportunidad para la empresa. PDF.
  • Serrano-Puche, J. (2012). La desconexión digital periódica como parte de la alfabetización mediática.
  • Torres Morales, K. M. (2014). YouTube, como una estrategia de publicidad para Palladio.
  • Imagen de portada: en dominio público publicdomainarchive.com http://publicdomainarchive.com/wp-content/uploads/2015/03/public-domain-images-free-stock-photos-apple-iphone-iphone-6.jpg
Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *