Dejo de ser diseñador para volverme escritor
Dejo de ser diseñador para volverme escritor

Gracias por todo el tiempo que compartimos mis ideas. Desde el primer día que aprendí lo que significaba el diseño gráfico caí en un inmenso y largo romance shakespeariano con los colores, las tipografías y las formas. Somos el uno para el otro. Siempre disfruté actividades variadas, quizás por que pensaba que me gustaba disfrutar todo a fondo, tomarme en serio todo lo que no era tomado en serio sentí que me había extendido en mis edades: que mi infancia duró hasta los quince años, que mi adolescencia hasta los 20 y que mi vida no encontró su destino hasta los 31. Ese período entre mis 21 y 30 años se llama DISEÑO. Gráfico, creativo, tipográfico. He disfrutado y desarrollado todos los diseños.

Agradezco por todo el tiempo en que nos conocimos por mis diseños por que emprendo un nuevo ciclo, voy a dejar de diseñar para escribir de diseño. Quiero dar mi fruto, apostar a futuras generaciones, he descubierto que el DESIGN THINKING es lo mio. El diseño es una bella adicción por la que sé un día volveré a ser adicto, pero ahora quiero sacar todo lo que he acumulado en mi cabeza luego de 14 años sin parar de diseñar.
Hoy emprendo un nuevo reto que lo llamaré libro pero iniciará siendo blog y cuento, no creo anticipar la forma que encontrará el diseño de esta historia, parte testimonio, parte filosofía, un Frankestein creativo. Verán, no recuerdo en que libro encontré la definición más breve y concreta de lo que significa diseño: DAR FORMA A UNA IDEA.
Así que durante los próximos meses o años filosofaré acerca del diseño mientras le doy forma al libro que antes de iniciar, sin dejar mis raices de storytelling, ya he dividido en 3 secuelas, como Star Wars, que iré narrando en total desorden, aleatoriamente y denominaré Braincraft, Namecraft y Brandspell.
Así se llamarán las 3 partes que un libro que aún no toma forma, que no tengo idea será su desenlace,  pero me invento que es una trilogía, que como toda boda tendrá algo nuevo, algo prestado y algo robado, que no tiene principio ni fin, pero que sé desde ahora, un día será un gran orgullo volver a mis raices y diseñar su portada.
– Nuno Acosta
Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *